Hai sexismo no negocio do pop?

la foto 4 image

O debate está servido. Quen sinala a elevada presenza de discursos e actitudes sexistas no negocio músical non son xa unicamente bandas e artistas claramente posicionadas cun discurso político e social contrario á discriminación de xénero e consciente de como este se dá en todos os aspectos da vida, senón mesmo artistas da escena mainstream como Lily Allen ou da alternativa como Grimes. Resumen de forma áxil a cuestión na web Fucsia.co:

Mujeres ligeras de ropa pululan en las pantallas mientras bailan al ritmo de los últimos éxitos. ¿Son solo accesorios desechables en la producción o están representando dignamente al género femenino?

Á pregunta formulada responde unha socióloga, Clemencia González:

La mujer es la mercancía que se vende en la industria musical y publicitaria. Esto evidentemente, es considerado como violencia de género  y denigra a  la mujer hasta convertirse en un objeto de compra, siendo el reflejo de una sociedad machista”.

“La mujer, en la música y la publicidad, es un medio para vender un producto. El problema definitivamente parte de las propias mujeres, que venden su dignidad y su valor a cualquier precio por algo de fama. En ellas mismas radica la solución, pues si decidieran no seguir siendo partícipes de este círculo vicioso, el negocio se haría cada vez menos rentable y, por ende, tendería a desaparecer”, concluyó la socióloga.

la foto 1 la foto 3

Estando en xeral de acordo no que di, a afirmación final de González merece un contraste, cremos, con obras xa clásicas dentro do pensamento feminista como La dominación masculina, de Pierre Bourdieu, que axudaría a matizar as súas palabras e a dar explicacións menos esquemáticas e simplistas sobre a cuestión das culpas. O que Bourdieu sinala no campo da dominación patriarcal ten o seu correlato no cultural e no político nos estudos anticoloniais de Albert Memmi (Retrato do colonizado) ou Aimé Cesaire (Discurso sobre o colonialismo), por sinalar algúns exemplos, ou nas pedagóxicas de Paulo Freire (Pedagoxía do oprimido). Trátase de comprender, en definitiva, os mecanismos de alienación através dos cais os dominados interiorizan o esquema de percepción da realidade imposto polos dominadores. Non somos libres, por así dicilo, porque carecemos das palabras precisas para nomear (e tomar consciencia sobre) a nosa propia opresión.

O Blurred Lines de Robin Thicke, o Wrecking Ball de Miley Cirus, o Loba de Shakira, o Sexy Bitch de David Guetta, … moitos son os temas musicais que na actualidade están a xerar controversia e a seren empregados como exemplos paradigmáticos do que desde diferentes sectores se denuncia como unha evidente “comercialización do corpo feminino”. Ao igual que no caso do mundo publicitario, explican, a aposta do negocio do pop por vender o seu produto através de estéticas e poses hipersexualizadas ten máis a ver con estratexias focadas a incidir de forma máis eficaz en determinados públicos que con calquera sorte ou vontade de trasgresión da moral convencional.

A irlandesa Sinead O´Connor remitíalle hai uns meses unha xa famosa carta a Miley Cirus, a partir da polémica creada pola actuación desta última na gala da MTV 2013, cunha reflexión ben interesante neste sentido: “No te hace en absoluto más poderosa a ti o a cualquier otra joven difundir el mensaje de que tú serás valorada (incluso por ti misma) más por tu atractivo sexual que por tu claro talento. El mundo del espectáculo no lo ve así, ellos están en esto por el dinero, nosotros estamos aquí por la música”.
 
No xornal La Vanguardia, a investigadora Silvia Morón acrecenta:
 
“Los vídeos son el reflejo de la sociedad que tenemos y construimos, y la sociedad en la que vivimos es machista y discriminadora. Hay un público objetivo que lo aprueba, al que agradan estas producciones; si se produjese un rechazo generalizado no se lanzarían temas de este tipo. A nadie se le pasa por la cabeza que una canción abiertamente homófoba o racista llegase al número uno de todas las listas de éxitos, que la emitiesen por antena a todas horas como ocurre con Blurred lines. En cambio, un tema en el que se hace burla de la mujer y se la degrada sí que se acepta.”
 
shakira_loba_preview1 Robin-Thicke-Blurred-Lines-Video-04
 
Non se trata, pois, de formular a crítica desde o falso escándalo relixioso nin desde a mojigatería conservadora, senón xustamente desde a vontade de desvendar as causas últimas que explican este fenómeno, poñéndoas en relación cos beneficios que diso extraen quen o levan a cabo. Tamén da denuncia, por suposto, da pervivencia dun sexismo máis tradicional que infravalora a creación musical das mulleres, lles adxudica un papel secundario ou se relaciona con elas a través de temáticas moi determinadas.

En Playgroundmag.net contan un caso:

El pasado 22 de abril, Lizzy Goodman entrevistaba largo y tendido a Kim Gordon para Elle: una entrevista larga y en profundidad en la que Gordon hablaba de feminismo, de su carrera en solitario, de su trabajo como artista, de su nuevo grupo Body/Head, de lo que supone envejecer y hasta de un cáncer de mama superado. ¿Con qué se quedaron la mayoría de los medios musicales? Exacto: con los motivos de su separación de Thurston Moore, cuando en ningún momento Gordon ha definido su lugar en el mundo en cuanto que mujer de Moore; esa era una circunstancia más en su vida, no la única, y desde luego, no la definitoria. Pero ahí teníamos a buena parte de la prensa musical haciéndose eco de los motivos del divorcio, como si eso fuera a cambiar la percepción de la música de Sonic Youth… Como si importara en realidad, cuando lo único que debiera importarle a la prensa musical es el futuro (si lo hay) de Sonic Youth y el de las carreras de sus miembros en solitario.

 Kim+Gordon  Photo of Sinead O'CONNOR
 
Do debate sobre a existencia de sexismo na música derivaríanse outros ben interesantes. Un dos máis importantes refírese ás consecuencias que estes discursos e estéticas teñen nos públicos, especialmente no adolescente, por exemplo, que daría por si mesmo para outro post.
 
Sexa como for, desde aquí convidamos, neste 25 de novembro, a que sigades lendo noutros lugares e afondando no tema através doutras voces e perspectivas. En blogs como Señoras que hablan de música levan a cabo interesantes análises sobre a presenza do sexismo na música popular. Desde espazos como o Observatorio da Mariña pola Igualdade téñense realizado xornadas sobre a cuestión, coa presenza e participación de artistas como Sés, Guadi Galego ou Ugia Pedreira. E desde moitas plataformas feministas pódenvos fornecer achegas e traballos neste sentido.
 
A nosa era simplemente esta: poñer o debate enriba da mesa.
 
 
 
Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s