Mulleres coraxe: Josephine Baker: banana girl

Dentro de la programación especial que las Bibliotecas Municipales de A Coruña dedicamos este año al Día Internacional de la Mujer, queremos destacar a un icono músical y político, la primera mujer afroamericana en recibir honores militares en Francia que recientemente descubrí viendo un documental de “Los locos años 20” ; hablo de Josephine Baker y su sola presencia en la pantalla me cautivó.

Baker_Banana

Josephine Baker

La expresión de su rostro, su manera de bailar, me parecieron muy transgresoras para la época y además resultaba ser un personaje cómico. No pude resistirme a investigar más sobre la figura de esta mujer y fue una grata sorpresa descubrir a todo un personaje que iba más allá de una bailarina de charlestone.

Josephine Baker nació en el estado de Missouri, pasó su niñez realizando labores domésticas y cuidando niños en casas de familias blancas adineradas, quienes le recordaban constantemente que no debía besar a los niños. Tenía 8 años cuando una patrona le quemó las manos por usar mucho jabón al lavar la ropa. Dejó la escuela cuando tenía 12 años de edad convirtiéndose en una niña de la calle en Saint Louis.  Al cumplir 13 años, Josephine obtuvo un empleo atendiendo mesas en el club “The Old Chauffer”. En ese local conoció a Willie Wells con quien estuvo casada durante un breve tiempo y  como desde muy pequeña había aprendido a ser independiente “a la fuerza” nunca dependió económicamente de sus parejas.

Desde muy joven, se dedicó a ser bailarina no sin muchas dificultades ya que al principio fue rechazada en varios grupos porque la consideraban “torpe y con una piel demasiado oscura”. A pesar de esto, en 1923 logra unirse al coro de The Dixie Steppers que representaban la comedia musical Shuffle Along de Sissle and Blake, y se traslada a Nueva York. Pronto logra presentarse en Broadway, en el espectáculo Chocolate Dandies. De igual forma, actúa en el Plantation Club y en el Cotton Club de Harlem.

En 1925 prueba suerte en Europa y viaja a París, será allí donde recoja grandes éxitos y de su mano se introduce el charlestone en el viejo continente. Aclamada por el público su carrera se afianza al protagonizar varias películas como: Le Siréne des TropiquesZou Princesse Tam Tam. En 1937 se nacionalizará como ciudadana francesa y será en este país donde resida hasta el final de sus días.

Josephine Baker de uniforme

Josephine Baker de uniforme

Además de conocida como artista, esta mujer es recordada por su valor humano. Cuando estalló la Segunda guerra mundial colaboró como voluntaria y más tarde se unió a la Resistencia Francesa. Por este motivo, recibió dos importantes acreditaciones en el que ya era su país: La legión de Honor y de la Cruz de Guerra.

Baker, adoptó a 12 huérfanos de diversos orígenes a los que ella misma denominaba la “Tribu del arco iris” ya que opinaba que las diferencias étnicas no impedían que las personas se pudiesen ver como hermanos. Se ocupa de esta gran familia, la cual la acompaña allí a dónde va. Es entonces cuando decide volver a su país de origen, con la intención de luchar por los derechos civiles y  en contra de la discriminación racial pero allí se topa con el rechazo de parte de la sociedad norteamericana que no acepta que una mujer negra tenga el reconocimiento y la fama que tiene Josephine Baker.

Un país, que nunca olvidará a la gran Josephine Baker será Cuba, entre 1950 y 1966 Baker viaja al país hasta en cinco ocasiones. Allí es recibida y aclamada por el público, hasta el punto de que la gran Rita Montaner la imita en el escenario del Teatro Martí. A pesar de esto, dos años más tarde, Josephine sufre la humillación de no querer ser alojada por un hotel debido al color de su piel, así el lujoso Hotel Nacional se ve envuelto en una dura polémica; en pocas horas cientos de cubanos se manifiestan a las puertas del hotel. A pesar de que institucionalmente Baker no siempre se vio respaldada por el gobierno cubano no ocurrió lo mismo con el pueblo de Cuba que siempre demostró su cariño, respeto y admiración por la artista.

Pasan los años y la situación económica de Baker se resiente, ante lo que no duda de pedir ayuda de manera pública, es entonces cuando decide volver a los escenarios en diferentes ocasiones, siendo la última en 1975, para presentar en el Bobino Théâtre de París una gala para celebrar sus 50 años en escena, en aquel momento Josephine cuenta con 69 años.

Quizás, este retorno a la escena fue demasiado duro para ella; lo cierto es que, cuatro días después, sufrió un derrame cerebral falleciendo en la madrugada del día 12 de abril.
Josephine Baker fue la primera mujer norteamericana que recibió honores militares en su funeral. Fue enterrada en Mónaco.

La vida de Josephine Baker ha sido fuente de inspiración para muchos espectáculos, en 1991 la Home Box Office (HBO), uno de los canales de televisión por cable y satélite más populares de Estados Unidos, presentó el documental “The Josephine Baker Story” que ganó dos Premios Emmy. El 20 de Mayo fue nombrado el “Día de Josephine Baker” en honor a sus esfuerzos contra la segregación racial en Estados Unidos.

Fue desde luego una mujer rompedora, avanzada para su tiempo y muy luchadora, fue una “mujer coraje”, vivió su vida, sin importarle demasiado lo que los demás dijeran sobre ella, yendo incluso en contra de las normas vigentes en la época (tanto sociales como legales). Fue Josephine Baker, sin duda, una mujer que dejó huella, que marcó el camino, que vivió intensamente.

Advertisements

One thought on “Mulleres coraxe: Josephine Baker: banana girl

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s