U2 o el desafío de la irrelevancia

u2-2015-tour

   U2 en una imagen de los ensayos en Vancouver para la nueva gira

Es mucho más fácil tener éxito que ser relevante‘, reconoció el cantante de las sempiternas gafas de sol en una entrevista en 2010 y, más recientemente, ‘U2 está ahora muy cerca de la irrelevancia‘. Últimamente, todo alrededor de U2 parece girar en torno a ese concepto. Todo son dudas e inseguridades ahora mismo en el seno del grupo nacido en la zona norte de Dublín en los años 70, que de un tiempo a esta parte ha ido perdiendo gran parte de su prestigio y credibilidad hasta el punto de haber llegado a convertirse casi en la sombra de lo que fue: la banda más grande del mundo. Demasiada sobreexposición mediática, demasiada filantropía megalómana, demasiada divergencia entre el discurso y los hechos (como trasladar la sede fiscal de U2 Limited a Amsterdam para pagar menos impuestos). Los números, no obstante, y a pesar del fiasco de ventas de su penúltima entrega, No Line On The Horizon (2009) -unas despreciables, para sus estándares, 6 millones de copias-, siguen siendo enormes. Los de la última gira –360º Tour– fueron de record: 7,2 millones de espectadores en 110 conciertos a lo largo de 4 continentes que recaudaron la friolera de 735 millones de dólares.

Pero esas cifras no significan nada, en el contexto del rock and roll, si no van acompañadas de la repercusión y capacidad de influencia que el grupo tuvo en el pasado y que a día de hoy parecen haberse evaporado. La duda -y el reto- es saber si de forma definitiva.  Al parecer, Bono y compañía están descubriendo que quizás exista una relación inversamente proporcional entre esos dos conceptos clave, el éxito y la relevancia. No se puede servir a Dios y al dinero, dice Lucas 16:13, que debe de ser el único versículo de la Biblia que Bono -devoto católico confeso y buen conocedor de las Sagradas Escrituras- no ha leído.

El caso es que, y esta es la noticia, la gran maquinaria de U2 se vuelve a poner en marcha este jueves 14 de mayo en Vancouver, Canada, en el estreno de su nueva gira mundial, Innocence & Experience Tour 2015 [ver abajo el trailer del tour que presentaron en exclusiva en el show de Jimmy Fallon]. Los irlandeses vuelven a la carretera para presentar su último disco, Songs of innocence, primera entrega de un proyecto que incluye la publicación próximamente de una segunda parte que llevará por título Songs of experience, ambos alusivos a los célebres libros homónimos del poeta inglés William Blake.

Aunque las cosas no han empezado con demasiado buen pie. Por un lado, por la polémica publicación de SOI, en asociación con Apple, debido a su controvertida distribución gratuita y directa en la biblioteca de todos los usuarios de iTunes, lo que provocó un aluvión de críticas en las redes sociales bajo la acusación de intromisión en la privacidad, y el fracaso estrepitoso, por tanto, en términos de imagen, de la estrategia de marketing, que ha generado el suficiente rechazo como para que la banda haya tenido que disculparse públicamente -aunque, desde otro punto de vista, ha sido el lanzamiento musical de mayor alcance de la historia, llegando a 500 milllones de personas; el tiempo dirá si fue una jugada comercial inteligente o contraproducente-. Por otro lado, por el desafortunado y grave accidente de bicicleta que sufrió Bono en Nueva York justo en medio de la promoción del disco y el tour, que tuvo que ser cancelada.

Sin embargo, el apoyo de los fans de la banda no ha decaído, y la gira, que visitará las grandes plazas de América y Europa -en España cuatro noches en Barcelona- ha sido prácticamente un sold out y en casi todas ellas se han ampliado fechas. Alguien hizo un comentario irónico en las redes sociales que venía a decir, más o menos, “nadie sigue a U2 pero luego vienen a tu ciudad y se agotan las entradas en menos de una hora”. Pues eso. Parece ser que ya se está hablando de una segunda manga de la gira en 2016 que podría volver a recalar en la península en Madrid y Donosti.

El espectáculo, como el disco, es un viaje a los inicios de la banda en busca de los motivos que les llevaron a formar el grupo, un retorno a la propia esencia, a su razón de ser. Las canciones hacen referencia a la calle donde nacieron (Cedarwood Road), al descubrimiento del rock and roll (The Miracle of Joey Ramone) [ver vídeo abajo], al  primer amor (Song for Someone), al sentimiento de pérdida (Iris) o a la violencia y división social de la Irlanda en la que crecieron (Raised By Wolves). Todo gira en torno a los “primeros viajes”, en palabras de Bono. La puesta en escena, que promete ser espectacular, como acostumbran, incluye dos escenarios unidos por una pasarela que dividirá al público, pero solo hasta la mitad del concierto, jugando con las ideas de confrontación y reconciliación. Ahí queda la alegoría.

En cualquier caso, la expectación es máxima y las expectativas son altas, como la apuesta que el grupo ha hecho contra sí mismo. Hay que reconocerles, por lo menos, que no se han puesto las cosas nada fáciles. El desafío es saber si su propuesta tiene todavía vigencia o si es mejor que el repertorio de sus grandes éxitos lo sigan tocando las mil y una bandas tributo suyas que proliferan por ahí. Renacimiento o entierro.

Si es un entierro, qué mejor que sea uno irlandés. Tienen fama de ser muy divertidos.

[Si quieres disfrutar de Songs Of Innocence o del resto de la discografía de U2 consulta su disponibilidad en el catálogo de las Bibliotecas Municipales]

Advertisements

One thought on “U2 o el desafío de la irrelevancia

  1. Pingback: ‘The Joshua Tree’ o la dulce nostalgia del idealismo | Bibliosons

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s