Putin contra Conchita Wurst

Putin-gay

Los resultados del último Festival de Eurovisión son el colmo. Tenemos que abandonar este concurso inmediatamente; ya es hora de que dejemos de aguantar esta locura” y “Es el fin de Europa. Ya no tienen hombres o mujeres, tienen cosas“. Estas frases fueron pronunciadas, respectivamente, por el diputado del parlamento ruso Valery Rishkin y por Vladimir Zhirinovsky, otro político nacionalista de la confederación tras la victoria de Conchita Wurst en el B&W Hallerne de Copenhague, el pasado 10 de mayo.

Conchita Wurst, ganadora de Eurovisión 2014

El triunfo de la representante austríaca ha causado gran revuelo en Rusia y en otros países de la extinta URSS (como, por ejemplo, Bielorrusia). Las autoridades nacionales, encabezadas por el mismísimo presidente Putin, no tardaron ni un día en iniciar una maniobra para retirarse del certamen y crear su propio Festival “anti-Eurovisión”.

Esta creciente homofobia de los políticos rusos contrasta con la realidad de su pueblo, que en 2003 no dudó en enviar al concurso a las polémicas t.A.T.u. con la canción Ne ver’, ne boysia (que amenazaron con besarse durante la actuación y prometieron a los votantes contraer matrimonio en caso de alzarse con el gran premio). Y por eso no extraña que, durante la actuación de las gemelas rusas Tolmachevy en 2014, los abucheos del público fueran una constante. Y tampoco llamó la atención que una gran bandera gay se visualizara en pantalla, ocultando parte de la coreografía. Para muchos, este hecho no fue casual, sino un gesto amistoso de la organización danesa hacia el perseguido colectivo homosexual.

El Festival de la Canción de Eurovisión, que el próximo año cumplirá 60 primaveras, está muy lejos de jubilarse. Ha pasado por épocas brillantes, por momentos de mero trámite (como los 80) y por un resurgimiento a partir de 1997, que lo acercó al público más joven y permitió una mayor participación de los espectadores, a través de llamadas de teléfono y de envío de mensajes para elegir al ganador.

Que el mundo gay esté muy identificado con Eurovision, no significa que el Festival sea gay. Ni que todos los que participan o triunfan lo hagan abanderando una enseña multicolor. El longevo show ha significado un paso adelante para muchos países, que necesitaban darse a conocer ante el resto del continente; llegó a ser considerado un reclamo de neutralidad política, de derechos humanos y de libertad.

Momento de la actuación finesa de Eurovisión 2013

Actuación de Finlandia en Eurovisión 2013

Austria, el país ganador en esta pasada edición, no ha obtenido el triunfo porque todos los gays colapsaran las centralitas de la vieja Europa. Y tampoco ha ganado porque los jurados hubieran estado compuestos por activistas de la causa. Después de 48 años sin premio, los austríacos se han alzado con la victoria porque han gustado a todos (público y jurados). Así de simple. Y encima han recibido puntos de esos países tan homófobos. ¿Qué pensará el presidente Putin de esos votos que su pueblo regaló a Conchita?

En Eurovisión han triunfado baladas, canciones pop “facilonas”, grupos rockeros, temas new age, propuestas discotequeras, etc. Del mismo modo, han participado en el certamen “machotes”, mujeres “muy sensuales”, monstruos, matrimonios, madres e hijas, frikis e, incluso, un pavo. ¿Y por qué no homosexuales, lesbianas y transexuales? Han acudido a por el premio, aportando su granito de arena profesional. Y han dejado huella en el viejo Festival. Por eso, el público gay se siente tan ligado a Eurovisión y se identifica plenamente con canciones e intérpretes que acercan esta realidad y esta orientación sexual a todos los sectores de la sociedad, buscando el respeto, la aceptación y, por supuesto, la admiración hacia su trabajo.

Para más información sobre las actividades que organizan las bibliotecas municipales de A Coruña sobre LGTB, no dudes en visitar la siguiente página del facebook:

https://www.facebook.com/events/263033293904984/

Días e noites de amor e guerra: #LeConOrgullo

Un ano máis, as Bibliotecas Municipais da Coruña queren conmemorar o que foron, como decía Galeano, días e noites de amor e de guerra. No 1949, os disturbios froito da persecución policial a lesbianas, gais, transexuales, bisexuales ou calquera outra manifestación de xénero no barrio do Greenwich Village Neoiorkino, marcaron un antes e un despois nas loitas sociales. O 28 de Xuño de 1949, arredor do Stonewall Inn, famoso por ser lugar de reunión para todo un colectivo silenciado, discriminado e atacado física e verbalmente, esbouraron cristais e voaron pedras lanzadas sobre tacóns.

Os disturbios de Stonewall marcaron o comezo da reivindicación nas rúas do colectivo LGTB, que adoptou tal data como día de celebración do coñecido orgullo, un orgullo similar ao de clase, marcado pola unión colectiva de persoas diversas baixo unha única meta, terminar coa homofobia que tiña sido, era e sigue a ser obxecto de burla, descreto, agresión verbal, agresión física ou, en países como Uganda e Rusia, persecución e morte consentida polo goberno.

Nas Bibliotecas Municipais, abrimos hoxe o noso propio mes LGTBq, As Municipais Entenden, para amosar a diversidade que nelas existe, a diversidade de usuarixs que cada día se achega á súa biblioteca máis cercana, a diversidade de bibliotecarixs que conforman o conxunto de traballadorxs e a diversidade de intereses que moven os mecanismos dxs que nelas traballamos. E Bibliosóns, claro, aposta pola diversidade no eido musical!

É precisamente a diversidade o que leva a abrir as publicacións LGTBq deste ano cuha referencia á diversidade diversa, redundando, claro. Facendo fincapé na q de LGTBq. Queer, esa palabra que resoa no subconsciente de tanta xente despois do éxito masivo da serie Queer as folk, e que aínda sen ser de todo comprendida, xa e familiar dentro de moitos contextos. E dentro da música alternativa, o queercore ven sendo un conxunto de estilos que van desde o rock alternativo ao punk máis rabioso, no que o seu fío conductor non é outro que a intencionalidade política.

Se durante a década dos 80, o boom da música estereotipada como gay tomou forza, nos primeiros 90 xorderon dúbidas respecto da imaxe que ese concepto daba da poboación LGTBq en xeral. A figura do home de mediana edad, con éxito laboral, un status económico medio/alto e blanco, fixo que moitas persoas, moitas e diversas, cos seus diversos estilos de vida, coas súas diferentes historias personales, laborales, económicas, etc, deran forma a unha nova expresión musical caracterizada por empregar o termo que viña de ser reclamado neses primeiros anos da década por parte dos colectivos de LGTB, o termo queer co seu significado orixinal, marica, bollera, maricón, sarasa ou calquera outro apelativo que se vos ocurra deses que todos temos na cabeza grazas á nosa ampla bagaxe lingüística en diferentes idiomas.

Así que para celebrar toda esa diversidade, decidimos non facer máis literatura do termo e directamente agasallarvos cunha mostra na Radio Bibliosóns, para que descubrades, desfrutedes, ou simplemente botedes unha ollada a un panorama diverso que alterna entre o punk máis crú actual de Limpwrist e o punkrock alternativo de pionerxs como Pansy Division. Xa sabedes, #asmunicipaisentenden e se o noso lema é #LeConOrgullo, neste caso podedes escoitar con orgullo tamén.